Mapa Religioso de Chihuahua / Ingreso al Mapa / Mormones Parte 1
 

MORMONES
Parte 1
 

1. Nombre oficial:

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (IJSUD).

2. Registro oficial como AR:

La IJSUD se registró como Asociación Religiosa ante la Secretaría de Gobernación el 29 de junio de 1993, conforme a la Ley de Cultos.

3. Dirección oficial en Chihuahua:

Carbonel 1301
San Felipe
31240, Chihuahua

4. Antecedentes históricos:

En la primavera de 1820, Dios y su Hijo Jesucristo se le aparecieron a un joven de 14 años de nombre José Smith. Este evento fue el principio de la restauración del evangelio de Jesucristo en la tierra.

José Smith nació el 23 de diciembre de 1805 en Sharon, Vermont, E.U. Más tarde se mudó con su familia a un pueblo rural denominado Palmyra, New York, donde en 1820 existía una gran incertidumbre religiosa. Confundido por los alegatos conflictivos de las diferentes denominaciones cristianas, José acudió a la Biblia buscando soluciones y allí encontró la invitación de pedirle a Dios la respuesta. “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche y le será dada” (Santiago 1:5).

José se hincó en una arboleda cerca de la granja de su familia para pedir dirección por medio de la oración. Dios, el Padre Eterno, y su Hijo Jesucristo, se le aparecieron y le dieron instrucciones. Se le mandó no unirse a ninguna de las iglesias existentes y se le dijo que mediante él Dios restauraría su Iglesia, con todas sus verdades y la autoridad del sacerdocio. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días fue organizada oficialmente el 6 de abril de 1830 en Fayette, Nueva York.

En septiembre de 1823, un ser resucitado de nombre Moroni se le apareció a José y le mostró dónde estaba enterrada la historia religiosa de una civilización americana antigua, grabada en planchas de metal. Cuatro años después, José tradujo este registro, que es hoy el Libro de Mormón. El libro recibe su nombre de uno de los profetas antiguos americanos que lo había compilado. El Libro de Mormón fue publicado por primera vez en 1830.

El Libro de Mormón contiene escritos religiosos de algunas de las civilizaciones de la América antigua que vivieron entre los años 2200 AC y 420 DC, e incluye una relación de la visita de Jesucristo al Continente Americano después de su resurrección en Jerusalén.

Los apóstoles y los profetas en todas las edades han tenido la autoridad de Dios para actuar en su nombre. A esta autoridad se le llama el sacerdocio. Los doce apóstoles originales recibieron el sacerdocio de manos del Salvador mismo, así como la responsabilidad de administrarlo. La Iglesia de Jesucristo afirma que con la muerte de los apóstoles, el sacerdocio y el apostolado desaparecieron de la tierra. Un componente esencial de la restauración, por lo tanto, tenía que ser el restablecimiento de esta autoridad del sacerdocio, lo cual tuvo lugar en 1829.

En mayo de ese año un ser resucitado que se identificó como Juan el Bautista se le apareció a José Smith y a su compañero Oliverio Cowdery, puso sus manos sobre sus cabezas y les confirió el Sacerdocio de Aarón con la autoridad de bautizar y de desempeñar otras ordenanzas. Poco después tres de los apóstoles originales, Pedro, Santiago y Juan, se le aparecieron a José y a Oliverio y les confirieron la autoridad del Sacerdocio Mayor o de Melquisedec. Con la restauración de la autoridad del sacerdocio José organizó la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Al igual que la Iglesia antigua, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una iglesia misionera. A mediados del siglo XIX se invitaba a los conversos a reunirse con los demás miembros en América. El elevado número de inmigrantes de Europa y de la parte este de Estados Unidos hizo que pronto creciera la oposición. Para evitar mayores problemas, la cabecera de la iglesia se mudó de Nueva York, primero a Ohio, luego a Missouri y finalmente a Illinois.

En 1839 los Santos de los Últimos Días fundaron la ciudad de Nauvoo (Illinois) sobre terrenos inhóspitos y pantanosos a orillas del Río Mississippi. Bajo la dirección de José Smith se desaguaron los pantanos y se comenzó a construir una comunidad de casas hermosas, granjas y negocios prósperos.También se construyó un templo.

En 1998 la IJSUD tenía en todo el mundo 10,354,241 miembros, de los cuales más o menos la mitad habitaban en Estados Unidos y 783,000 en México.

5. Derivación o relación histórica con otros grupos:

En cuanto a los antecedentes religiosos en que se generó el mormonismo, parece que la familia de José Smith no tenía una pertenencia definida a ninguna denominación. Ciertamente vivía en un ambiente protestante y precisamente en un tiempo de gran efervescencia religiosa en que estaban de moda los avivamientos o despertares y las discusiones religiosas. Dentro de esa situación, algunos de sus parientes se inclinaban a la fe presbiteriana y el mismo José Smith se inclinaba al Metodismo, pero no parece que lo haya practicado en serio. José Smith era también muy afecto a las creencias ocultas y perteneció a la Masonería, con la que la misma IJSUD mantuvo siempre gran cercanía.

En cuanto a los grupos o creencias que se han derivado de ella, la Iglesia mormona ha sufrido a partir de su fundación en 1830 numerosas escisiones. Una de ellas, que se originó a la muerte del fundador, es la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los últimos Días, llamada hoy la Comunidad de Cristo. En la actualidad (2004) se calcula que son unas 220 las iglesias y organizaciones independientes entre sí que se basan en las enseñanzas de José Smith. De ellas, aparte de la IJSUD, está presente en Chihuahua la Iglesia de la Plenitud de los Tiempos (Lebarones).

6 y 7. Los mormones en México y en Chihuahua.

Fue Brigham Young, el segundo presidente de la IJSUD, quien se interesó en mandar misioneros a México. En junio de 1874 encargó a los élderes Daniel W. Jones y Henry Brizzee mejorar su conocimiento del español y preparar una traducción de trozos selectos del Libro de Mormón a esta lengua con el fin de comenzar la “misión del Sur”, como se le llamó. Para la traducción, Jones y Brizzee se valieron la ayuda de Melitón González Trejo, un teniente de las fuerzas reales de España, que se había convertido al mormonismo.

En la Conferencia General de octubre de 1875, en Salt Lake City, fueron nombrados para abrir la misión en México: Daniel W Jones, su hijo Wiley C. Jones, James Z. Stewart, Helaman Pratt, Robert H. Smith, Ammon M. Tenney y Anthony W. Ivins. A ellos Brigham Young les dio la orden de hacer una primera entrada en México para estudiar las condiciones propicias del país para el caso de que tuvieran que buscar refugio en él dadas las condiciones de persecución que había contra ellos en Estados Unidos. El grupo partió de Utah el 1° de septiembre de 1875, llevando consigo 2000 ejemplares de los “Trozos Selectos del Libro de Mormón”, traducidos por González. Su intención era entrar a México por Sonora, pero debido a un conflicto armado que había en ese estado, los viajeros tuvieron que cambiar el rumbo al Paso, Texas. De ahí, un viernes 7 de enero de 1876, ingresaron a México por Ciudad Juárez, que todavía se llamaba Paso del Norte. Para tener una razón de permanecer en Paso del Norte, Daniel Jones estableció una talabartería en la que aprovechaba toda ocasión que se le presentaba para evangelizar a sus clientes.

A finales de marzo de ese mismo año, Daniel W. Jones y sus compañeros, que ahora eran Stewart, Pratt, Anthony W. Ivins y Wiley, partieron a la ciudad de Chihuahua, donde fueron recibidos por el gobernador Antonio Ochoa Carrillo, quien por ser liberal y juarista, simpatizó inmediatamente con los recién llegados, pues como es bien sabido, la política de Juárez era favorecer la entrada del protestantismo a México para contrarrestar la influencia de la Iglesia Católica en el pueblo. El gobernador les permitió predicar en un local del palenque, donde se reunieron 500 personas. Igualmente, invitaron a la gente a escuchar la lectura del Libro de Mormón en el teatro Zaragoza. Desde Chihuahua los misioneros enviaron 500 ejemplares de “Trozos Selectos del Libro de Mormón” a los principales dirigentes políticos de la República: al presidente, que era Lerdo de Tejada, a los ministros de su gabinete, a los miembros del Congreso, a los gobernadores de los estados y a otros líderes influyentes.

Después de tres semanas, Jones y su compañero regresaron a su tierra, pero antes pasaron por varios pueblos de la sierra: Concepción (Guerrero), Arisiachi, Tejolócachi, Matachi, Temósachi, Namiquipa, Galeana y Casas Grandes, a donde llegaron el 12 de mayo.

El mismo 1876, en la Conferencia General de octubre, fue nombrada otra comisión de misioneros para que volvieran a México. Éstos entraron por lugares distintos y de dos en dos, y fueron: Helaman Pratt y George Terry, que entraron por Altar, Sonora; James Z. Stewart, Isaac J. Stewart, Louis Garff y Melitón González Trejo, que entraron por Magdalena, Sonora, y llegaron hasta Hermosillo.

Al mismo tiempo que estas cosas sucedían en el norte del país, uno de los ejemplares de “Trozos Selectos” que enviaron los primeros misioneros mormones desde Chihuahua, cayó en manos de Plotino Constantino Rhodakanaty, un filósofo y socialista griego que vivía en la ciudad de México. Leyó el libro y se interesó tanto que formó un grupo de personas para estudiarlo, luego escribió varias cartas a la Presidencia General de la IJSUD en Utah, la primera en 1878, para que enviaran misioneros, ofreciéndose él mismo y otros firmantes de las cartas, no sólo a ser bautizados sino a ser ordenados sacerdotes de la nueva Iglesia. En respuesta a sus demandas, el 16 de noviembre de 1879 arribó a México el Apóstol Moisés Thatcher, acompañado de Melitón González Trejo y James Z. Stewart. Los viajeros se entrevistaron inmediatamente con Rhodakanaty. Éste, junto con Silviano Arteaga, pasan por ser los primeros bautizados en México como mormones y los primeros élderes, aunque Daniel W, Jones, en sus memorias tituladas “40 años entre los indios”, afirma que en su primera entrada a México, por Chihuahua, bautizó a toda una familia en Namiquipa, en mayo de 1876. Otras fuentes dicen que los primeros bautizados fueron cinco personas en Hermosillo, Sonora, por parte de Pratt y González Trejo. De todos modos fue con Rhodakanati y sus compañeros, otros seis bautizados poco después que él, que se formó la primera rama de México, quedando el mismo Rhodakanaty como presidente y Arteaga y José Ibarrola como consejeros. Rhodakanaty, sin embargo, muy poco después abandonó la Iglesia. Para su establecimiento en México, los mormones contaron con las facilidades plenas que les prestaron los miembros de la administración del presidente Díaz, especialmente del ministro de Guerra Carlos Pacheco, que en 1884 fue nombrado gobernador de Chihuahua. La segunda rama organizada por el apóstol Thatcher en México fue la de Ozumba, estado de México, en 1881. Para diciembre de 1876 ya había 16 miembros en la ciudad de México y para 1881, año decisivo en el que Thatcher dedicó oficialmente a México para la predicación del Evangelio, había 241 miembros con ramas, además de México y Ozumba, en Toluca, Metepec, Iztacalco, Tecalco, Chimal, Cuautla, San Andrés de la Cal, y Nopala. En este mismo año, August H. F. Wilcken fue nombrado primer presidente de la Misión Mexicana. En 1881, la Misión de México cobra un fuerte impulso con la traducción completa del Libro de Mormón.

Sin embargo, la obra no sólo no crecía al ritmo que los misioneros querían, sino que, además, muchos de los nuevos miembros abandonaban la Iglesia. Esto, unido a otros problemas de la Iglesia en Estados Unidos, obligó a cerrar esta primera misión en México en 1889. Los mormones entonces volvieron a su idea de colonizar. Con esta medida se perseguían dos objetivos: ofrecer a los mormones de Estados Unidos una vía de escape a las persecuciones de las que eran objeto en Estados Unidos por causa de la Ley Edmunds de 1882, que prohibía la poligamia, practicada por los mormones en ese tiempo, y desde esas colonias irradiar el evangelio mormón a las comunidades mexicanas vecinas. El momento era de lo más oportuno debido a la política porfirista que no sólo aceptaba sino que alentaba la inmigración y la ocupación de tierras agrestes, sobre todo en el Norte. El mismo presidente Díaz les dio su consentimiento el 22 de julio de 1885.

En otoño de 1884, un grupo de mormones, bajo la dirección de John Loving, se estableció en Corralitos, al sur de Casas Grandes, en terrenos rentados. El 22 de febrero de 1885, otro grupo de colonos, bajo la dirección de William C. McClellan, llegó a la región de Ascensión y para mayo ya eran 400. La primera colonia formal, con tierras compradas, fue la Colonia Díaz, en 1885, luego la Colonia Juárez en 1886 y la Dublán en 1887. A éstas siguieron pronto las colonias Pacheco, García, Chuichupa, en el estado de Chihuahua, y Oaxaca, Morelos y San José en Sonora. En 1904, los mormones también compraron terrenos en el estado de Tabasco para colonizar y en 1906 hicieron lo mismo en el de Hidalgo.

En 1890, el presidente de la IJSUD, Wilford Woodruff, publicó un manifiesto en que declaraba que la Iglesia cancelaba el matrimonio plural y con esto terminó un motivo de confrontación con las leyes norteamericanas y un conflicto potencial con las leyes mexicanas. En 1895 se creó en la misma Colonia Juárez la primera estaca de México y en 1901 esa misma estaca envió misioneros a México para reabrir la misión cerrada en 1889 y de la cual casi no quedaba nada. En 1897 se abre en la Colonia Juárez la Academia del mismo nombre.

El estallido de la Revolución Mexicana trajo a las prósperas colonias mormones gran inestabilidad, al grado que en 1912 más de 2,000 de sus habitantes se trasladaron al Paso, Texas, y al año siguiente las misiones en el centro del país se cerraron pues los misioneros fueron expulsados. Se volvieron a abrir en 1920, pero en 1926 se suspendieron nuevamente, para reabrise por cuarta vez, pero de una manera precaria, en 1931. No fue sino hasta 1946 cuando la situación se estabilizó.

En la segunda mitad del siglo XX, el crecimiento de la IJSUD en México fue en continuo ascenso. En 1972 la membresía en todo México llegaba a 100,000 fieles. En 1983 se construyó en la ciudad de México el primer templo mormón, al que hay que distinguir de las innumerables capillas de culto que hay en todo el país, pues los templos son exclusivos para ciertas ceremonias de la Iglesia, como bautismos, ordenaciones, investiduras, matrimonios y otras ordenanzas de sellamiento. Los templos no están abiertos para todo público, sino para miembros autorizados de la IJSUD. Al templo de la ciudad de México siguieron en 1999 el de Colonia Juárez, en 2000 los de Ciudad Juárez, Hermosillo, Oaxaca, Tuxtla Gutiérrez, Tampico, Mérida y Veracruz; en 2001 el de Guadalajara y en 2002 el de Monterrey.

La primera capilla mormona en Chihuahua fuera de las colonias mormonas, se construyó en la Caseta, cerca de Juárez, en 1946. En 1957 se dedicó la primera capilla en la ciudad de Chihuahua, ubicada en la avenida Deza y Ulloa

El 29 de junio de 1993, la IJSUD se registró formalmente como Asociación Religiosa ante la Secretaría de Gobernación, de acuerdo con la nueva Ley de Cultos.

Arriba

Siguiente >

Unidad de Estudios Históricos y Sociales - Extensión Chihuahua | Álvarez de Arcila 2107 Col. San Felipe C.P. 31240, Chihuahua, Chih., México
Tel y Fax: (614) 414 5023