Mapa Religioso de Chihuahua / Ingreso al Mapa
 

LOS RITOS EN LA IGLESIA CATÓLICA
 

El hablar de los Maronitas en el mismo apartado de los católicos, nos obliga a aclarar el concepto de “ritos” en la Iglesia Católica, para entender la identidad de los maronitas con esta iglesia. En los países occidentales los católicos son identificados generalmente por el ritual latino o romano que utilizan en su liturgia, que hasta el Concilio Vaticano II la celebraba (la misa especialmente) en latín y que ahora se celebra en las lenguas nacionales. Sin embargo, hay que aclarar que en la Iglesia Católica existen 21 ritos diferentes. Es decir, existen otros católicos que celebran la misa con un ritual diferente y en ciertos casos en alguna lengua antigua diferente del latín. ¿Qué es, entonces, un rito?

La palabra “rito”, en este contexto, abarca tres contenidos diferentes pero relacionados entre sí. En primer lugar se refiere al modo como se realizan las ceremonias en la Iglesia, en este caso se identifica con la liturgia y es el aspecto más visible de los ritos hacia el exterior, sobre todo si se tiene en cuenta la expresión plástica desplegada en ella: ceremonias, vestiduras, arquitectura, pintura, escultura, música y canto y otras artes menores. En segundo lugar, consiste en el conjunto de leyes y costumbres que rigen su vida; incluye también la disciplina o modo como se organiza y administra la Iglesia. Comprende, pues, el modo como están organizados los cuadros jerárquicos al interior del rito y sus relaciones con la sede de Roma, el derecho canónico que rige la vida de clérigos y laicos, etc. Pero hay otro tercer elemento, muy importante aunque menos tomado en cuenta. La adhesión de un católico, sobre todo oriental, a su rito no es solo una cuestión de convicción religiosa, sino también una cuestión nacionalista. Se pertenece a tal o cual rito por nacimiento, de manera que así como uno es mexicano por nacimiento, ellos son por nacimiento maronitas, armenios o coptos, y esta identidad no solo se yuxtapone a la nacional sino que incluso es más fuerte. En las regiones del Medio Oriente, que han pasado por tantos conflictos bélicos y donde las poblaciones han estado sometidas a tantas dominaciones, el rito es una manera de conservar la identidad como pueblo más allá de las denominaciones nacionales.

Los ritos se originaron desde los primeros tiempos del cristianismo, cuando las comunidades cristianas se desarrollaron muchas veces aisladas y distantes unas de otras y aunque conservaron la misma fe, sus formas de expresión litúrgica, doctrinal y administrativa fueron evolucionando en formas diferentes.

Para identificar los ritos existentes hoy, podemos hacer una primera gran división: Ritos occidentales y ritos orientales.

De los ritos occidentales el más extendido y conocido es el rito latino o romano, es decir, propio de la Iglesia de Roma. En la Edad Media la sede romana trató de unificar todos los ritos de Occidente conforme al que se utilizaba en Roma. Lo logró, pero aún así han llegado hasta hoy dos, que están localizados en espacios y grupos muy reducidos: el rito mozárabe, en España; y el rito ambrosiano, en Milán.

Los ritos orientales son más numerosos. Su campo geográfico y étnico de origen se ubica principalmente en todo el Oriente Medio y norte de África, pero se extiende también hasta la India, China y Japón. También tienen una presencia histórica en los países de Europa oriental, en unos como mayoría, en otros con una presencia más o menos fuerte. En los siglos XIX y XX, a causa de las migraciones, también se establecieron en Europa occidental y en casi todos los países de América (son muchos en Canadá, Estados Unidos y Argentina), así como en Australia y África. La mayor parte de esos ritos quedaron fuera de la obediencia o relación jerárquica con el papa a causa de tres grandes divisiones: una que se originó en el Concilio de Éfeso, (año 431) otra en el Concilio de Calcedonia (año 451) y otra, la mayor, en el siglo XI, conocida en Occidente como el Cisma de Oriente y que dio origen a las Iglesias Ortodoxas. En diferentes siglos posteriores, comunidades más o menos numerosas, pero siempre minoritarias en comparación con el grupo de origen, han reconocido la primacía de la sede de Roma como centro de unidad universal, pero han conservado su propio rito que tenían. Los católicos las llaman iglesias orientales católicas y los ortodoxos las llaman “uniatas”. Con excepción de las diferencias accidentales que comporta el rito, las Iglesias Orientales Católicas profesan la misma fe que la Iglesia Católica de rito latino. Estas iglesias suman entre todas unos doce millones de fieles, cuentan en la Santa Sede con una organización que vela por sus intereses, que es la Congregación para las Iglesias Orientales, y tienen su propio código de derecho canónico diferente al de la Iglesia latina.

Desde fines del siglo XIX han estado llegando a Chihuahua un buen número de inmigrantes de diversos países del Medio Oriente, principalmente libaneses, palestinos y sirios, tanto ortodoxos como católicos; de estos últimos, algunos son de rito latino y otros proceden de alguno de los ritos orientales, pero no están organizados como rito propio y sus miembros se asimilan en la práctica al rito latino imperante en la entidad, excepto los maronitas que desde hace poco cuentan con un párroco que depende de la eparquía maronita de México, por eso les dedicamos un estudio a parte de la Iglesia Católica de rito latino.

Los ritos orientales católicos se agrupan en cinco grandes familias:

  1. Rito alejandrino, observado por los coptos de Egipto, Etiopía y Eritrea.

  2. Rito antioqueno, observado por los siro-jacobitas, siro-malancares y maronitas (estos dos últimos, católicos en su totalidad).

  3. Rito caldeo, observado por los antiguos nestorianos, llamados también asirios, y por los siro-malabares católicos de la India.

  4. Rito armenio, observado por los armenios.

  5. Rito bizantino o constantinopolitano. Observado con algunas variantes por los bizantinos de lengua griega (en Grecia), los bizantinos o greco-católicos de lengua árabe (melquitas) y los bizantinos o greco-católicos de lenguas eslavas y otras: iglesia greco-católica ucraniana, rusa, bielorrusa, búlgara, rutena, rumana, croata, eslovaca, húngara, yugoslava (macedonia), albanesa e ítalo-albanesa.

Las estadísticas globales de la Iglesia católica incluye a los católicos de todos estos ritos.

Arriba

Unidad de Estudios Históricos y Sociales - Extensión Chihuahua | Álvarez de Arcila 2107 Col. San Felipe C.P. 31240, Chihuahua, Chih., México
Tel y Fax: (614) 414 5023